jueves, 12 de diciembre de 2013

COMPARTE UNA BOTELLA: BOTTLE SHARE


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez



        
UN BUEN LINEUP ¿NO CREEN?
Ya perdí la cuenta del numero de cervezas diferentes que he tomado a lo largo de mi vida. Solamente sé que son muchas. En más de 30 años que tengo metido en este ajo de la cerveza he tenido la fortuna de probar cervezas fabricadas en muchísimas regiones del mundo, zonas tan remotas como el Tíbet, Vietnam, India, China, Filipinas, Taiwan, Rusia, o lugares tan cercanos como mi propia ciudad: Mexicali.  Con frecuencia me pongo a pensar en esto y siempre llego a la misma conclusión: “Hay más cervezas que vida”.

         Tomar buena cerveza me ha proporcionado un beneficio adicional invaluable, algo que hace de esta afición más que un placer meramente sensorial y que lo eleva a niveles mucho más profundos: me ha permitido hacer amigos. Con ellos – y ellas –  he podido vivir la aventura de lanzarme a explorar con cada vez mayor interés el amplísimo mundo de la cerveza, con sus regiones luminosas, grises a veces y también oscuras pero todas, eso se los aseguro, llenos de un feliz aprendizaje.

         Siempre se ha dicho que la cerveza es el mejor “lubricante social” que te facilita interactuar fácilmente con tu prójimo al relajar suavemente las tensiones de la vida cotidiana. Mientras el exceso de alcohol no nuble nuestro juicio, obtendremos una vivencia memorable digna de repetirse.

         Gran parte del aprendizaje en este viaje cervecero, se lo debo a mis amigos, a aquellos que comparten conmigo el interés por seguir explorando. La forma en la que con mayor frecuencia lo hago es mediante la simple técnica del Bottle Share, es decir, de compartir botellas.  Cada uno de los asistentes reunimos lleva una o dos botellas de cerveza que por alguna razón le hayan parecido interesante y la abre para que todos la probemos. El siguiente integrante del grupo hace lo mismo y así sucesivamente hasta terminar. Frecuentemente alguno de los participantes se aventura a fabricar su propia cerveza y a presentarla ante el grupo para conocer la opinión de todos. En cualquier caso los objetivos de compartir, interactuar y aprender se cumplen totalmente.
VASOS DE DEGUSTACIÓN

         Compartir botellas se ha vuelto una costumbre con diferentes grupos con los que me reúno, a veces son amigos que nos juntamos en El Sume, a veces son encuentros eventuales en la casa de algún conocido o alguna reunión familiar. La más célebre de estas reuniones es la que organiza nuestro "Chevemeister" Mariano Rayón, donde él personalmente selecciona etiquetas vedaderamente espectaculares. Lo importante es que todos hagan sus comentarios y que dejemos que otros temas surjan libremente durante la plática. Esto se transforma en horas y horas de convivencia y en una mayor comprensión de esta bebida milenaria.

         Algunos dirán que el efecto es el mismo si se juntan a orar o a hablar de futbol o a tejer chambritas y tienen toda la razón. No tengo la menor duda de que así es, simplemente trato de decirles que juntarse a tomar cerveza también puede resultar en una vivencia verdaderamente enriquecedora que pocas veces experimentamos. Tomar cerveza no necesariamente significa competir a ver quién aguanta más alcohol en su cuerpo o a quién le cabe más líquido en el estómago. Tomar cerveza puede convertirse en una experiencia culturalmente muy enriquecedora.

       
HAY MUCHAS OPCIONES AHI AFUERA
 
En nuestros días resulta sumamente fácil conseguir cervezas de muchos estilos. Prácticamente en cualquier mercado de cadena y en varias licorerías de la ciudad puedes encontrar cervezas de otros
países. Incluso empiezan a venderse cervezas artesanales fabricadas en diferentes estados de México y, en el mejor de los casos, encontrarás cervezas hechas en tu propio estado y ciudad. Compra una botella a la vez y pídele a tus amigos que hagan lo mismo.  Si tienen oportunidad averigüen un poco en internet sobre la cerveza que acaba de comprar y compartan lo que acaban de aprender. En pocos meses sabrán más de cerveza que la mayoría de nosotros, se los aseguro.
Comparte tu botella y que te compartan de otra. La onda es convivir.

Pórtense bien y no abusen en estas fechas del alcohol para que esta navidad los agarre enteritos. A  todos mis lectores ya saben lo que les deseo unas felices fiestas llenas de paz, tranquilidad, tolerancia, convivencia, pero sobre todo mucho amor. Cuídense.

¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.



Comentarios: javier@elsume.com








jueves, 5 de diciembre de 2013

DICIEMBRE CON CERVEZA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez



  
CERVEZAS DE INVIERNO
      
Las fiestas decembrinas son ideales para estar feliz y brindar por todo; ¡Salud! si la familia se reúne. ¡Salud! si te dieron aguinaldo. ¡Salud! Si te dieron bonitos regalos ¡Salud! Si la cena esta rica…por lo que sea pero hay que brindar. Si nada de lo anterior sucede, pues ni modo, hay que brindar por nuestra desgracia, pero el asunto es echarnos unos alcoholes ¿cierto?

Los días cortitos y las noches largas favorecen que desde temprano empecemos a pensar qué vamos a hacer y con quién vamos a echarnos unas espirituosa para quitarnos el frío. De repente cuando nos sentimos un poco atarantados vemos el reloj y resulta que apenas son las 9 de la noche… qué felicidad más grande.

No es casualidad que en esta temporada se registren una mayor cantidad de accidentes causados por el exceso de alegría mal entendida: la gente choca en tu carro, te quemas tronando cuetes o haciendo fogatas, o simplemente te resbalas “porque la banqueta estaba dispareja”. La cosa es que muchos terminan mal esta temporada.

Aunque la cerveza es parte importante de estas celebraciones debemos estar consientes de que su consumo debe hacerse con responsabilidad sin poner en riesgo nuestra salud y –lo que es igualmente importante – no afectar a los demás.  Por esto es que quiero dedicar esta columna en esta ocasión a recordar algunas cosillas que no está demás que traigamos en mente.

NO LES DES MOTIVOS
Comencemos por repasar lo que especifica nuestro Reglamento de Tránsito cuando dice que esta prohibido:

XVI.- Ingerir bebidas alcohólicas a bordo de cualquier vehículo en la vía pública, o transportarlas en envase abierto;

XVII.- Conducir bajo el influjo de bebidas alcohólicas.

REGLAMENTO DE TRANSITO PARA EL MUNICIPIO DE MEXICALI, BAJA CALIFORNIA

XVIII.- Conducir bajo el influjo de drogas, sustancias tóxicas o estupefacientes; y,

XIX.- Conducir peligrosa y temerariamente. Incurre en esta falta a todo aquel

conductor que ha violado de manera flagrante dos o más disposiciones de este

Reglamento, y en su recorrido ha puesto en peligro su integridad física y la de los

demás.”

Si bien es cierto que el consumo moderado de alcohol resulta beneficioso para la mayoría de los seres humanos es igualmente cierto que el exceso conlleva grandes riesgos para la salud. Según estudios especializados sobre el tema tomar 5 ó más cervezas en un período de 2 horas interfiere sensiblemente
NO SE LLEVAN BIEN
con tu capacidad de interactuar normalmente con tu entorno, evidentemente conducir un automóvil debe descartarse.  En el caso de las mujeres esta cantidad baja a 4 cervezas cada 2 horas. Si la concentración de alcohol en tu sangre supera el .10% y un alcoholímetro lo detecta, estas frito porque te pueden meter al bote o terminar pagando el equivalente a 25 salarios mínimos si no logras “convencer” al policía de que lo que tomaste fue jarabe para la tos. No vale la pena arriesgarse a tanto ¿no creen?  Asegúrate de que alguien que no haya tomado maneje por ti o, de plano, pide un taxi. Disfruta de estas fiestas sin complicaciones y te aseguro que tendrás muchos más motivos felices para brindar en los próximos días

         Un consejo personal que quiero ofrecerles es el siguiente: Si van a tomar tomen algo bueno. Con tantas opciones que ya existen en nuestra ciudad resulta imperdonable que tomemos cochinadas de las que venden en cada esquina.  Las cervezas de invierno abundan en lugares como El Sume, BC Gastrobar, Heidelberg y en diferentes licorerías de la ciudad. Pero háganlo con cuidado, recuerden que las cervezas de esta temporada contiene porcentajes de alcohol superiores al promedio y es fácil salirse de balance si nos dejamos llevar por nuestro espíritu decembrino. ¿Qué cervezas te recomiendo tomar? Híjole… en años anteriores solía poner una lista larga de marcas pero ahora me concentraré en decirles cuáles son mis estilos favoritos para calentarme la garganta, ustedes ya sabrán cómo las consiguen.  Definitivamente mi estilo predilecto de invierno es la cerveza Stout con su característico olor a tostado y sabor cremoso.  Los estilos belgas generalmente me caen bien en estas fechas, sobre todo las oscuras, por supuesto las trapenses de Bélgica son ineludibles. Un vaso pequeño de Barley Wine cae bien todo el año, pero con el frío sabe particularmente rico. Alguna Doppelbock o Einbock te levanta el ánimo. 
DISFRUTEN Y QUIERANSE MUCHO
Miren, les recomiendo mejor que cuando vayan a alguno de los lugares que les mencioné o a cualquiera donde sepan de cerveza, pregunten por las cervezas de invierno, seguramente les podrán orientar.  Prueben estilos nuevos, no les va a pasar nada malo.

A  todos mis lectores ya saben lo que les deseo una navidad llena de paz, tranquilidad, tolerancia, convivencia, pero sobre todo mucho amor. Cuídense.

¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.



Comentarios: javier@elsume.com








jueves, 28 de noviembre de 2013

TIPS PARA TOMAR CERVEZA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Frecuentemente me escriben para preguntarme tips para tomar cerveza y yo con igual frecuencia me hago pato. Mi actitud no tienen nada que ver con el hecho de no querer compartir con otros mi opinión sobre el tema, sino a que finalmente la cerveza cada quien se la toma como la disfrute más. No obstante la insistencia es mucha y por lo tanto me atreveré a dar algunos consejos que quisiera que fueran interpretados estrictamente como mis manías personales para disfrutar de esta bebida más que como reglas lapidarias.
1)   La cerveza hay que tomarla en vaso de vidrio. El vidrio ofrece ventajas muy evidentes como el hecho de que podemos ver lo que estamos tomando, esto ya en sí mismo es un espectáculo. El vidrio no guarda olores ni sabores que contaminen lo que vamos a tomar y además – a diferencia del plástico, el cartón o el foam – evita que el gas sobre reaccione y se volatice con mayor rapidez.
2)   No congelen el vaso, a menos que estén tomándose una lager light que de cualquier manera sabe a agua.
3)   Si tomas de la botella (cosa que recomiendo únicamente para las lagers americanas y las lights) toma la botella por el cuello para que no se caliente tan rápido por el calor de la mano.
4)   Decía el Ing. Basich –un viejo sabio urbano que conocí- que solamente las bebidas malas se tomaban heladas y estoy de acuerdo totalmente. Al enfriar demasiado una cerveza pierde gran parte de su aroma y sabor. Si vas a tomar una buena cerveza, evita los vasos y tarros congelados. La temperatura que a mi me gusta es entre 4 y 9 grados centígrados, aunque hay algunas que me gustan más calientes. Si bien es cierto que la cerveza no se toma “al tiempo”, a menos que vivas en Islandia o en la Patagonia y estés al aire libre,  sí debe mantener una temperatura fresca. Cualquier cerveza emite más aroma y sabor cuando se toma fresca que cuando se toma a punto de congelación.
5)   Al servir tu cerveza en el vaso, procura dejarle dos dedos aproximadamente de espuma. Aunque la espuma en sí no contribuye al sabor, sí funciona como capa protectora para conservar los aromas, sabores y carbonatación dentro del recipiente.
6)   El aroma es lo primero que se pierde en una cerveza después de que la sirves en el vaso, por esto te recomiendo que antes de probarla la huelas. Te sorprenderás de lo que este primer impacto sensitivo te puede decir de una cerveza.
NUNCA TOMES UNA CERVEZA SOLO
7)   Siempre fíjate en la fecha de vencimiento. Aunque existen estilos de cerveza que pueden guardarse por años, recuerda que son pocas las cervezas que pueden guardarse por más de  tres meses siempre que se mantengan frías. Las cervezas artesanales generalmente no se pasteurizan por lo que debes cuidarlas mejor ya que son más susceptibles de desarrollar microorganismos que alteren su condición.
8)   Si tomas una cerveza sin filtrar notarás que al no moverlas se decantan residuos en el fondo. En la mayoría de los casos debes girarlas gentilmente para que se integren esos residuos al cuerpo del líquido. Sin embargo hay algunas otras que se recomienda no mezclar y hay que cuidar que esos residuos permanezcan en el vaso al servirá ya que pueden agriar el sabor. Generalmente eso te lo aclara el fabricante en la etiqueta.
9)   Siempre que puedas prefiere una cerveza artesanal –o craft beer – sobre una cerveza muy industrializada. No hay comparación en cuanto a la riqueza del sabor y aroma del líquido.
10)  Fíjate en el porcentaje de alcohol (APV) que tiene lo que te vas a tomar. Recuerda que aunque la mayoría de las cervezas que consumimos rondan el 4.5%APV, hay algunas que superan el 10%APV, acercándose al porcentaje del vino. En algunos casos extremos encuentras cervezas que superan el 20%APV. Evidentemente estas diferentes cervezas no pueden tomarse en los mismos volúmenes que una cerveza regular.
11)  Si vas a tomar por muchas horas procura hacerlo lentamente y de preferencia intercala un vaso de agua por cada dos de cerveza. Esto te permitirá disfrutar más de la convivencia y evitará que termines siendo el payasito de la fiesta.
12)  Nunca digas “no” a una cerveza que no conoces. La única forma de aprender sobre cerveza es probar las que se te atraviesen. Seguramente algunas no te gustarán, pero aun así vale la pena probarlas ya habrás aprendido algo nuevo.
13)  Nunca te tomes una cerveza sólo. Eso es un desperdicio. La cerveza es el mejor lubricante social y beber sólo equivale a platicar con un espejo. La mejor cerveza es la que te tomas con tus amigos.
14)  Por último, siempre lleva en tu bolsillo un destapador.
HAY MÁS CERVEZAS QUE VIDA
Como dije al principio, no tomen esto como reglas obligadas o rituales sagrados. Sigue tus instintos y disfruta de tu cerveza como mejor te parezca. Lo único que no se vale es decir “no me gusta” si no lo has probado antes.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.

Comentarios: javier@elsume.com



jueves, 21 de noviembre de 2013

CERVEZA: LA BEBIDA CIVILIZADA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez



Cuando toman cerveza se vuelven unos salvajes” decía las señora Ráthcovisch, una de nuestras múltiples rentera de mis años de estudiante en Guadalajara. O como decía mi abuelita “…se vuelven la bichi…”. Después de años de sesudo análisis debo admitir que ambas tenían razón. Sin embargo los años me han hecho caer en cuenta de que la culpa no la tiene la cerveza por sí misma, sino nuestra falta de civilidad. 

ES NORMAL TOMAR CERVEZA EN LAS CALLES
Leía yo en un artículo hace algunos meses el siguiente texto “…no son las 10 de la mañana y dos personas en un pub ingles abren el día con una cerveza. Transcurre el mediodía y un hombre y una mujer acompañan el almuerzo con otra cerveza, que puede ser rubia, negra, roja o de la variedad que uno prefiera. Terminó la jornada laboral y la imagen se repite, y lo mismo pasará antes y después de la cena.  Beber cerveza es una costumbre que une a los países europeos…”. Nadie tiene que implementar medidas paternalistas para que se comporten como personas respetando al prójimo como lo mandan todos los códigos de ética que se me ocurren (Evidentemente los partidos de futbol se cuecen aparte, ahí ya sabes a qué vas y te vuelves un salvaje tomes cerveza o no la tomes).

Al visitar los países cerveceros de Europa, una de las primeras cosas que percibes en la libertad que tiene la población de tomar cerveza donde se le pegue la gana y a la hora que le plazca: caminando por la banqueta, en el transporte público, en las universidades, en la mañana, tarde o noche... todos toman su cerveza y todos la toman con un gran sentido de civilidad, nadie molesta a nadie, nadie anda echando pleito en las esquinas. Incluso en eventos tan multitudinarios y aparentemente caóticos como el Oktoberfest en la ciudad de Munich, donde más de 7 millones de personas se reúnen y toman más de 60,000 hectolitros de cerveza en las dos semanas que dura el festival, los asistentes se comportan relativamente bien. Por supuesto que hay pleitos, pero los tres que ví fueron “derechos”, cero pandillas, navajazos o empistolados y la policía los detuvo en segundos. ¿Se pueden imaginar un festival similar gratuíto de ese tamaño en nuestro país?  Es más, permítanme comentarles algo: ¿saben qué es lo que toman para refrescarse los policías que cuídan la seguridad en el Oktoberfest? Exacto: ¡Cerveza! Lo ví con mis propios ojos en repetidas ocaciones.

Si existe una bebida civilizada, esa es la cerveza y la razón es
LA PRIMER MINISTRO ALEMANA
extremadamente lógica y simple ya que la cerveza es producto directo de uno de los acontecimientos más importantes de nuestra historia humana; nació como alimento en el mismo momento en el que nuestros parientes neolíticos domesticaron la agricultura y la ganadería, o lo que es lo mismo, cuando nació den concepto de ciudad. Resulta evidente que en el momento en el que nuestros ancestros ya no tuvieron que andar de aquí para allá correteando animales para comer o granos para recolectar, se asentaron y se pusieron a cuidar su terrenito donde sembraban su cebada, su trigo, su arroz, su maíz o lo que el clima de la región les permitía. Del grano aprendieron a hacer gran variedad de alimentos pero, sin lugar a dudas, la cerveza y el pan fueron los principales. De hecho gran parte de los cultivos de granos tenían el fin de hacer primordialmente cerveza, la cual era fabricada según se sabe, en casa por las mujeres, de la misma forma que hoy hacen tortillas de harina todos los días para que la familia se reúna alrededor del fuego después de un día de arduo trabajo….por lo menos en mi casa –que es la suya- así es.

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo se fabricó la primer cerveza, de la misma forma que nadie se atreve a asegurar cuál fue la fecha y el lugar exacto de la primera sociedad civilizada aunque por lo pronto esta gracia se la adjudicamos los sumerios, en la Mezopotamia. Simultáneamente – o por diferencias de unos cuantos cientos de años-  en diferentes partes del planeta, desde Mesopotamia hasta China, la India, Oceanía o América, diversas grupos humanos se organizaron como sociedad y, acto seguido, inventaron su propia cerveza.  Sabemos, por ejemplo, por vestigios de vasijas encontradas en una tumba en China que el personaje fue enterrado hace más de 13,000 años con una dotación de una bebida fermentada parecida a la cerveza, lo que convierte sin lugar a dudas a la cerveza en la bebida fabricada por el hombre más antigua del mundo. De la misma forma, los faraones egipcios y los rudos vikingos se llevaban su itacate de cerveza para hacer más placentero el viaje al más allá sin tener que andarse parando en ningún antro.        

        
LA CERVEZA, UNA BEBIDA SOCIAL
La cerveza, como dicen los checos, es “pan líquido” y no les falta razón, ya que en ambos casos el principio de fermentación es el mismo: agua, trigo o cebada y levadura. Con estos tres elementos sin mucho barullo podemos obtener una bebida a la que, si le agregamos lúpulo, obtendremos cerveza como la conocemos ahora.

En su largo recorrido a través de miles y miles de años, la cerveza ha evolucionado tremendamente, sin embargo es innegable la participación que en este proceso tuvieron –y siguen teniendo-  las civilizaciones del centro norte de Europa. Fue ahí donde se inventaron todos los estilos de cerveza que conocemos actualmente y que se fabrican actualmente en todos los rincones del planeta. La cerveza es la bebida alcohólica de mayor consumo mundial y su ámbito sigue creciendo día con día. Los 142 diferentes estilos de cerveza que hasta hoy conocemos (según la Brewers Asociation) nos invitan a seguir explorando y descubriendo nuevas y muy placenteras sensaciones.

¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.



Comentarios: javier@elsume.com








miércoles, 13 de noviembre de 2013

MEXICALI BEER FEST 2013


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez
        
Los sueños a veces sí se hacen realidad, me consta. Uno de ellos acaba de suceder esta sábado pasado.
Cuando empecé a escribir esta columna hace poco más de tres años mi mente imaginaba una ciudad en la que la buena cerveza estaba por todas partes; en expendios, en bares, en restaurantes, en hoteles, en supermercados, en tienditas de la esquina. La gente podía encontrar todos los estilos de cerveza de su preferencia en cualquier parte…titulé irónicamente a aquel articulo publicado en abril de 2010 “Lalalandia”. Evidentemente describía un lugar que no existía y que no se veía posible, sin embargo de entonces a la fecha muchas cosas han cambiado.
Este pasado sábado 9 de noviembre me encontré con una industria artesanal mexicalense vital e imaginativa. Vi a un pequeño pero vigoroso grupo de entusiastas artesanos ávidos de mostrarle a la gente lo que saben hacer y de trasmitirle la pasión con la que lo hacen.
No es la primera vez que se realiza un evento alrededor de la cerveza artesanal en nuestra ciudad, pero sí es la primera vez que los propios artesanos cerveceros locales toman en sus manos las riendas de la organización de un evento de este tipo.  El Mexicali Beer Fest 2013 fue un gran ejemplo de lo que la unidad y la colaboración entre la comunidad cervecera artesanal pueden lograr.  Recuerdo aquella noche en El Sume cuando Héctor Corella, autor de la cerveza Amante, me dijo: “Ya’stubo, nos vamos a aventar nosotros el festival”. Nunca dudé que lo hicieran porque el entusiasmo en su mirada era evidente.  Vi trabajar incansablemente a Héctor, a Rodrigo Hernández de 3B, a Rafa González también de 3B y a la entusiasta Ivanna Barragán, para sacar este proyecto en pocas semanas. El resultado de su buen trabajo está a la vista de todos.
MAS DE TRES  MIL ASISTENTES
En este primer Mexicali Beer Fest2013 participaron un total de 25 marcas artesanales ofreciendo cada una de ellas diferentes estilos, según mis cálculos los asistentes podíamos escoger entre alrededor de 80 opciones, esto sin contar la variedad de marcas internacionales que El Sume ofreció en su estand.  14 de los cerveceros presentes fueron de Mexicali, 5 de Ensenada, 3 de Tijuana y uno de las ciudades de Tecate, Los Cabos y de Monterrey respectivamente.
Los cálculos iniciales decían que el número de asistentes a este festival serían de aproximadamente 2,000 personas, sin embargo finalmente asistieron más de 3,000 según las estimaciones más conservadoras. La gran mayoría de ellos jóvenes de 25 a 40 años. 
El equipamiento y servicios instalados en la recientemente remodelada zona centro de Mexicali fueron suficientes para que tanto asistentes como expositores contaran con los servicios suficientes para pasar un buen rato; 30 baños, estands colocados en ambos lados de la plaza y un escenario amplio con todo lo necesario para que 5 grupos musicales ejecutaran sus respectivas presentaciones con comodidad y con un excelente sistema de audio comandado por las huestes del incansable Picolín.
CONVIVIENDO ENTRE AMIGOS
Uno de los momentos más esperados fue la premiación de las mejores 5 cervezas que fuero calificadas en las instalaciones de El Sume por jueces expertos que fueron invitados exprofeso para el caso: Ryan Brooks, Fredd Palmer, Gustavo del Castillo y John Palmer. Este último -Palmer- además de fungir como juez, nos ilustró con una conferencia patrocinada por El Sume en la Casa de la Cultura sobre el tema del agua en la cerveza. Finalmente los jueces emitieron su veredicto quedando como sigue:
-       Primer Lugar: Cerveza URBANA, de Mexicali, con su estilo IPA.
-       Segundo Lugar: Cervecería 3B, de Mexicali, con su estilo ESB
-       Tercer Lugar: Cervecería FAUNA, de Mexicali, con su estilo IPA
-       Cuarto Lugar: Colaboración entre AMANTE-GATO GORDO-REFORMA, con su estilo Russian Imperial Stout.
-       Quinto Lugar: Cervecería ALBUR, de Monterrey, con su estilo Brown Ale.
Vale la pena mencionar que aunque fuera de concurso, los jueces le dieron una distinción especial a la cervecería CHAMIZO con su estilo Belgian Strong Ale.
RAFA Y RODRIGO CELEBRANDO
El público asistente también emitió su voto y dio su veredicto sobre los cerveceros participantes. Vale la pena conocerlo:
-       Primer Lugar: Cervecería FAUNA, de Mexicali.
-       Segundo Lugar: Cervecería BAD HABIT, de Mexicali.
-       Tercer Lugar: Cervecería 3B, de Mexicali.
-       Cuarto Lugar: Cervecería ELIXIR, de Tijuana.
-       Quinto Lugar: Cervecería URBANA, de Mexicali.
Esto fue una verdadera y auténtica fiesta popular, al igual que todas las fiestas de cerveza en el mundo… así debe ser. La cerveza es el mejor lubricante social y el Mexicali Beer Fest lo demostró ampliamente.
MUJERES CATADORAS DE CERVEZA
No puedo terminar esta nota sin extender mi felicitación al insustituible “Cheve Meister” Mariano Rayón, quien colaboró con los organizadores en la consecución, atención de los jueces participantes en el evento, así como la coordinación de las sesiones de degustación en El Sume.  Como siempre mi “Cheve Meister” te mando un abrazo y mi reconocimiento a tu labor.
Nos veremos seguramente en el siguiente festival, en el que volveremos a brindar por la amistad y la armonía. O como cantan los bavieros en sus fiestas “Ein Prosit der gemütlichkeit”.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.

Comentarios: javier@elsume.com



sábado, 9 de noviembre de 2013

CERVEZA Y TECNOLOGIA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez
        
La tecnología tiene una gran influencia en todos los aspectos de nuestra vida diaria. Toda obra humana esta fundamentada en alguna medida en algún tipo de tecnología que le ha permitido desarrollarse con un mayor o menor nivel de éxito.  La tecnología finalmente existe para ayudarnos a alcanzar determinados fines con mayor facilidad, fines que buscan algún nivel de satisfacción: “Tecnología es el conjunto de conocimientos técnicos, ordenados científicamente, que permiten diseñar y crear bienes y servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y satisfacer tanto las necesidades esenciales como los deseos de las personas. (Wikipedia)”.
En algunos momentos parece que el concepto “tecnología” se pelea con todo lo que involucra libertad creativa, debido a que aparentemente las reglas son una atadura para darle vuelo a la imaginación. Todo esto lo saco a flote porque frecuentemente me preguntan mi opinión sobre el hecho de que la fabricación de cerveza –sobre todo la muy comercial- este sometida a reglas tecnológicamente tan estrictas eliminando con ello –me dicen- la parte artesanal tan importante. Este cuestionamiento me parece fundamental y es algo que también yo me pregunto frecuentemente.
Desde mi punto de vista existen entornos donde la rigidez tecnológica es esencial para lograr estándares de calidad fundamentales para el éxito de un producto. Pensemos, por ejemplo, en la industria automotriz o en la aeronáutica, cualquier error en el proceso de fabricación puede ser fatal. En el entorno de la fabricación de cerveza en cambio los efectos de la tecnología aplicada con esos criterios no necesariamente resultan en un “mejor” producto. Conozco personas que con un poco de malta, agua, lúpulo y levadura, unos trastos, frascos de vidrio y un espacio en el garaje de su casa son capaces de fabricar maravillas. Aunque evidentemente existen patrones tecnológicos en su fabricación casera, estos son utilizados de una forma artesanal, es decir, cada que repite el proceso deja un espacio a su creatividad.

El problema surge y se hace evidente cuando quieres fabricar cerveza en volúmenes elevados ya que existen muchos más riesgos de que las cosas salgan mal y además en gran cantidad. La fabricación se convierte entonces en un proceso en el que la mano del Maestro Cervecero se substituye por otras muchas manos de químicos, ingenieros, administradores cuyo trabajo, más que crear cosas, consiste en garantizar que todo salga de acuerdo a lo planeado.
La fabricación de cerveza se ha convertido cada vez más en ciencia y menos en arte” nos dice Garret Oliver de la Brooklyn Brewery, lo que nos aleja cada vez más de milenios de tradición cervecera que definieron todos los estilos de cerveza que conocemos en la actualidad. “Convertimos a la cerveza en un commodity –sigue diciendo el Sr. Oliver- igual que el queso lo convertimos en pequeñas rebanadas amarillas envueltas en plástico o el pan lo convertimos en Wonder Bread.”  Hicimos nuestra vida más fácil, sí, pero más aburrida, sin capacidad alguna de asombro ante las cosas que nos rodean.
Muchos fabricantes de cerveza artesanal exitosos que actualmente han incrementado su volumen de producción se enfrentan al problema de no despersonalizar su cerveza ya que fue precisamente su condición artesanal lo que les dio su éxito inicial. Es un problema que está contemplado en los estatutos de la asociación de productores artesanales de cerveza en Estados Unidos que establecen, además de los volúmenes máximos permitidos, los procesos y la calidad de los ingredientes utilizados. Establece incluso los requisitos que deben cumplir los dueños de estas fábricas los cuales no pueden tener relación con las macrocevecerías industriales de ese país.  El problema, no obstante, permanece y parece no tener una solución definitiva.
Nada de lo dicho hasta ahora exenta a los productores artesanales de producir cochinadas, el hecho de ser artesano y ser creativo no garantiza que las cosas siempre tengan una buena calidad. Lo que es importante en todo caso es que esa creatividad sea aplicada en seguir buscando, explorando, cuestionándose cada trago de cerveza que se toman. Pero más importante aun sería que el consumidor fuera quien exigiera creatividad a quienes fabrican cerveza. Somos nosotros los tomadores de cerveza los que finalmente debemos de impulsar un renacimiento del arte de fabricar cerveza.
La buena cerveza no es una ciencia exacta. Al menos no debería serlo. A medida que nos esforzamos en estandarizar los sabores sin tolerancia alguna a las menores divergencias estamos negándole a la cerveza su capacidad de sorprendernos y estamos atrofiando en nosotros mismos el poco espíritu aventurero que nos queda.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina. Amor y paz para todos.

Comentarios: javier@elsume.com