jueves, 27 de diciembre de 2012

LA CERVEZA BOCK EN INVIERNO

-->
Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

           
Mucha gente no lo sabe pero la cerveza estilo Bock es muy conocida en México. Tenemos décadas tomándola cada invierno y esto se lo debemos a la cervecería Cuautémoc-Moctezuma anualmente edita su tradicional cerveza Noche Buena. La gente disfruta esa cerveza y seguramente percibe las diferencias con las lagers del diario pero no sabe que lo que tiene en sus manos es uno de los estilos tradicionales más importantes en Europa.
 Si ustedes son de esos curiosos que llegan a los refrigeradores en las tiendas y supermercados buscando algo interesante que resulte adecuado para tomar en estas frías reuniones invernales, te sugiero que busques debajo de la marca la palabra “Bock”, o “Bock Beer”. Dentro de cada botella encontrarás uno de los estilos de cerveza más interesantes que existen.
La palabra “Bock” generalmente se asocia con una “Lager” fuerte, muchas veces obscura y sobre todo, relacionada con celebraciones especiales. Esto se debe a que este estilo, originario de la región alemana de Baviera, solía elaborarse hacia finales del otoño con las primeras maltas y lúpulos de la cosechas del año. Después se guardaba en barriles de madera que se almacenaban en heladas y profundas cuevas durante todo el invierno. Al llegar la primavera siguiente, en el día conocido como “Bock Beer Day”  se destapaba el primer barril dando así inicio a la temporada de “Bock” que dura alrededor de seis semanas. 
Hay muchas historias relacionadas con el origen del nombre de la cerveza. Es curioso ver que frecuentemente en las etiquetas de estas cervezas aparece un cabrón, es  decir a un macho cabrío, embistiendo. Se decía que quienes tomaban algunas de estas cervezas se comportaban como jóvenes y juguetonas cabras que embestían por todos lados. Es conveniente aclarar que la palabra alemana para Cabra es Bock.
Otra historia dice que una vez un aldeano durante una competencia tomo tanta cerveza Bock que cayó de bruces al suelo y, mientras se encontraba en tan vulnerable posición, una cabra lo embistió por el trasero dejándolo tendido sobre el piso del lugar, con este incidente la cabra se hizo famosa y con ella el estilo de cerveza que había consumido borrachín.
Otra histo  ria con tientes más geográficos, nos dice que su nombre deriva de la ciudad donde originalmente se fabricó: Einbeck, al sur de Alemania, que alguna vez fue la ciudad productora de cerveza más famosa de toda Europa y que los sureños del país pronuncia como “Einbock”. Otros asocian el nombre con el signo zodiacal de Capricornio por la época en la que se consume en algunas regiones de Alemania y, otros más, simplemente dicen que esta cerveza “pega” como una cabra.
 Sea cual sea la verdadera historia del nombre lo cierto es que este estilo de cerveza contiene un porcentaje de alcohol más elevado de lo normal. Este porcentaje ronda el 6 ó 7% APV y es quizá por eso que hasta la fecha quienes la toman se ponen a jugar como cabras retozonas.
Durante muchos años el estilo “Bock” fue una cerveza de temporada entre los inmigrantes alemanes en Estado Unidos, sin embargo durante la época de la prohibición de los años 20’s muchos productores cambiaron la fórmula para quitarle alcohol hasta dejarla como una “Lager” normal con un toque de color obscuro y más dulce que las originales.  No obstante las cervezas “Bock” en Estados Unidos y en muchas partes del mundo han tenido un importante crecimiento en las últimas dos décadas, de manera que es común encontrarlas en los refrigeradores de prácticamente cualquier supermercado. Incluso en nuestro país Bohemia ha producido una “Bock” dentro de sus estilos Premium que, desgraciadamente, es casi imposible de conseguir.
Dentro de este mismo estilo podemos encontrar también la “Doble Bock” que, como se imaginarán, contienen todavía más alcohol que una “Bock” regular.
La “Eisbock” es otra cerveza derivada de la “Bock”. Lo interesante de la “Eisbock” es que para aumentar su contenido de alcohol, la cerveza es congelada y, como el agua se congela antes que el alcohol, se va retirando el hielo y aumentando con ello el porcentaje de alcohol en la bebida. Dicen que esta forma de fabricar cerveza fue –como tantas cosas- producto de un accidente en el que un aprendiz de cervecero dejó unos barril a la intemperie en una fría noche invernal y al día siguiente descubrieron que el líquido que no se había congelado resultaba particularmente fuerte y delicioso.
“Meibock” también conocida como “Helles Bock” es la “Bock” preferida de mi amigo el Cheve Meister Mariano. Este estilo tiende a ser un poco más clara que una “Bock” normal pero ofrece el mismo sabor lupuloso y contenido de alcohol que también rondan en el 6%APV.
Las cervezas estilo Bock pueden tomarse durante el invierno y funcionan como reanimantes por su contenido de alcohol. Pueden tomarse para acompañar postres ya que se llevan particularmente bien con las comidas dulces. Una Doble Bock es un acompañante ideal para las comidas navideñas e incluso para muchos platillos de la comida tradicional mexicana como los chiles en nogada, la cochinita pivil, el pipián o el mole, por ejemplo.
Prueben una cerveza estilo Bock. Son fáciles de encontrar en cualquier tienda especializada y en algunos autoservicos. Si encuentran una marca que en su etiqueta ostente que esta hecho bajo los estándares alemanes, mucho mejor. Afortunadamente las cervezas Bock han dejado de ser un estilo estrictamente temporal y podemos disfrutarlo a lo largo del año sin mayor problema.
¿Tu probaste alguna cerveza nueva esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.


Comentarios: javier@elsume.com





jueves, 20 de diciembre de 2012

CERVEZA Y NAVIDAD

-->
Por: Javier “Sunshine II” Sánchez
 



LA NATIVIDAD
La navidad está a la vuelta de la esquina.  Esto representa para quienes la celebramos una mezcla de sentimientos que pueden ir desde la mayor de las alegrías hasta la peor de las depresiones. Lo que es una constante en cualquiera de los dos escenarios es que habrá alcohol de por medio, ya sea para celebrar el advenimiento de Cristo o para ahogar nuestras frustraciones y olvidarlas aunque sea mientras nos dura la borrachera. Para los fines que persigue esta columna vamos a hablar de la primer posibilidad ¿les parece? Si quieres hablar de la segunda te recomiendo que vayas con tu terapeuta o de perdida con el cantinero del bar de tu preferencia y le avientes todo encima, él sabrá qué contestarte para hacerte sentir mejor.

Probablemente una de las cosas que más nos alegran en navidad, sobre todo a los que no somos muy afectos a la fe cristiana, es la posibilidad de reunirnos con la familia y compartir nuestra alegría brindando, comiendo, cantando, bailando y abriendo regalos. La navidad es un excelente pretexto para encontrarnos de nuevo con los que queremos aunque no los volamos a ver en los próximos meses.

Para quienes andamos buscando razones para explorar y probar nuevas cervezas, la época es ideal. Prácticamente en todo el mundo los fabricantes de cerveza editan sus cervezas de temporada, muchas de las cuales resultan ser joyas efímeras que deben ser aquilatadas en su momento ya que la navidad pasa rápido y tendremos que esperar otros 12 meses para volver a degustarlas.

IDEAL PARA LA CENA NAVIDEÑA
La cerveza es la bebida navideña por excelencia, por lo menos en los países que inventaron la celebración como la conocemos hoy. Los países del norte de Europa, con sus árboles secos y paisajes nevados son quienes inventaron la costumbre producir cervezas especiales para la temporada. Todo parece indicar que fue particularmente en Bélgica, hacia finales del siglo XIX, cuando los maestros cerveceros de las cervecerías locales dedicaban su talento a elaborar cerveza que utilizaban para regalar a sus trabajadores y amigos. Esto se difunde rápidamente entre los consumidores y se ven en la necesidad de fabricarla en volúmenes mayores para satisfacer la inesperada demanda, de la villa, el pueblo o ciudad donde se encontraba la fábrica y posteriormente para otras regiones.

La elaboración de las cervezas navideñas se iniciaba en el mes de septiembre, específicamente alrededor del día 29 cuando se celebra el días de San Miguel. En esas épocas los maestros cerveceros utilizaban los mejoren ingredientes a los que especiaban cuidadosamente para obtener una cerveza robusta, aromática y sabrosa que pudiera ser consumida durante las festividades de San Nicolás.

Sólo era cuestión de tiempo para que esta costumbre local se expandiera al resto de Europa y después al mundo entero.  Algunos estudiosos le adjudican la popularidad internacional de estas cervezas al ingles John Martin, un empresario cervecero que en 1909 se establece en Amberes, Bélgica. El señor Martin abrió el mercado con Inglaterra y Escocia, introduciendo la Gordon Xmas de su fábrica Gordon Scoth Ale. Aun en nuestros días podemos encontrar cervezas generadas por este varsátil empresario, como la Martin’s Pale Ale (que aun en la actualidad muchos la llaman “la más noble de las pale ales inglesas), o la Martin’s Blond Ale.

Las cervezas de navidad no conforman un estilo por sí mismas. Pueden se diversos estilos que, hay obscuras y rubias, dulces y amargas,  en todo caso, mantienen algunas características comunes, como el hecho de que tiene porcentajes de alcohol superiores al promedio. La razón es simple: la cerveza se toma en navidad para “calentarse” y no para refrescarse, y el alcohol colabora en alcanzar ese fin.  De igual forma y por la misma razón, las cervezas navideñas no son “light” sino que contienen niveles calóricos altos.  Otra característica que muchas marcas mantienen es el aroma especiado, que aporta mucho al maridaje de las comidas típicas de esta temporada. En general se recomienda no tomar estas cervezas a punto de congelación como solemos acostumbrarlo por nuestras latitudes, ya que se inhibe totalmente el sabor y el aroma de la mezcla. La temperatura recomendada es entre 4 y 7 grados centígrados, dependiendo del estilo particular que estés tomando.

Afortunadamente para quienes buscamos estas cervezas, actualmente ya es posible encontrar con facilidad muchas opciones. Seguramente si acudes a una de las grandes cadenas  de supermercados encontrarás algunas marcas tanto nacionales como extranjeras que funcionan perfectamente para la ocasión. En los últimos años han estado ofreciendo algunas cervezas europeas que son altamente recomendables. 

A todos mis lectores quiero desearles una navidad de amor, paz y reencuentro con sus seres queridos. Tomen y coman con moderación pero no se limiten en el amor que puedan darle a su familia y amigos…. Eso no da cruda.

¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.







Comentarios: javier@elsume.com








jueves, 13 de diciembre de 2012

ELECCIONES EN LA ACABC


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

           
            En verdad aun me cuesta trabajo creérmelo, sin embargo esto es real.  Apenas hace poco más de dos años me quejaba amargamente del desdén con el que la cerveza era tratada por los bajacalifornianos y de la forma en la que el duopolio lapidario reinaba sin misericordia alguna sobre nuestras opciones cerveceras. Dentro del túnel aun no se vislumbraba una luz que mostrara la salida, sin embargo hoy todo es diferente.
            Sin  hacer mucho escándalo la cultura cervecera artesanal fue permeando entre gente que – quizás sin saberlo – ya estaba harta de la falta de opciones. En el momento que éstas surgen todo empieza a cambiar rápidamente auspiciando con ello el nacimiento de una generación de artesanos que se arriesgaron a explorar este nuevo mundo hasta entonces desconocido.  Primero fue de forma aislada… algunos en Ensenada, otros en Mexicali, Tijuana y Tecate empezaron a jugar con la posibilidad de hacer su propia cerveza. De repente esto dejó de ser un juego y se convirtió en todo un movimiento que ya nadie puede detener.
MALTA CERVECERA
            En el año 2010 surge en Ensenada la iniciativa de formar una asociación que agrupara a quienes compartían su interés por la fabricación de cerveza artesanal. Se funda entonces la Asociación de Cerveceros Artesanales de Baja California que elije como su primer presidente a Francisco “Paco” Talamantes. Lo siguiente fue organizar el primer Baja Beer Fest que sorprendió a todos convocando a más de 2,000 personas en los jardines del Hotel y Centro de Convenciones Riviera en la ciudad de Ensenada. Esto fue un parteaguas en la historia de la cerveza de nuestro Estado, considerando que esto se logró sin la participación de ninguna de las dos empresas cerveceras macros de este país que –hay que decirlo – fueron las primeras sorprendidas de que algo así pudiera funcionar fuera de su ámbito de atracción.  En la actualidad se han efectuado ya cuatro festivales similares, dos en Ensenada, uno en Tijuana y otro más en Mexicali, y el numero de asistentes sigue creciendo al igual que el número de artesanos que ofrecen sus productos a los curiosos visitantes.
ROBERTO ALBARRÁN Y CARLOS CASTILLO
            La asociación sigue fortaleciéndose y prueba de ellos es que acaba de celebrar sus comicios internos y la participación fue abundante. Como candidatos tuvimos a dos apasionados artesanos con los méritos suficientes para ocupar el cargo: Roberto Albarrán de la cervecería Border Pshyco y, por otro lado, a Carlos Castillo de la Cervecería Costa Azul, resultando ganador éste último. Junto con Carlos entrarán en funciones este próximo mes de enero Walter Jovan Soto de Cervecería Kudos, Lewis Samson de Cervecería Media Perra, Eduardo Nuñez de Cervecería MX, Omar Cinuhe de Cervecería Frontera, Luis Larios de Cervecería Fauna, Alejandro Robledo de Cervecería 8 BIT, Sergio Michel López de Cervecería Rámuri, Karla Woronicz de Cervecería Old Mission y Paco Talamantes de Cannería Cerveza. Todo parece indicar que la agrupación seguirá fortaleciéndose con las propuestas del nuevo cuadro directivo que se concentra en la consolidación de aspectos legales, promoción dentro y fuera del país, elevar estándares de calidad, insumos, mayor participación de los agremiados, creación de un centro de información, todo dentro de un marco de transparencia.  Todos los integrantes de este nuevo cuadro directivo son artesanos a los que les ha tocado ver nacer este movimiento y vivir de primera mano las vicisitudes de hacerlo crecer.



EL CERVECERO ARTESANAL
            El trabajo de la nueva directiva no es fácil, ya que en esta etapa de crecimiento de esta incipiente industria existen infinidad de tentaciones y presiones externas que pueden desviar los objetivos que dieron rumbo a la creación de esta asociación. En similar situación se encuentras las asociaciones hermanas que se han conformado en otros Estados de la república mexicana y con quienes será necesario mantener y fortalecer los vínculos que le darán permanencia al proyecto de crecimiento y consolidación de esta industria a nivel nacional e internacional.
Enhorabuena a Carlos Castillo y a todo su equipo de entusiastas colaboradores… y como dijo Serrat “Tire pa’late, que empujan detrás”.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.

COMENTARIOS: javier@elsume.com

jueves, 6 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

           
            No se a ustedes, pero a mi estas fechas navideñas me ponen más nostálgico que feliz. Me da por recordar mi niñez, la de mis hijos y parientes cercanos y lejanos. Me da por escribirle a mis amigos para decirles cosas que debería de decírselas todos los días y no solamente en navidad. Creo que la navidad nos proporciona el pretexto perfecto para sacar al cursi que llevamos todos dentro, para perdernos por los lugares comunes de los deseos de amor y paz mundial. Se siente bien hacerlo.
            Tengo que confesarles que una de las razones por las que espero impacientemente la navidad es porque me da el pretexto perfecto para explorar nuevamente otro mundo igual de fantástico que el de Charles Dickes y su Cuento de Navidad: el mundo de las cervezas de navidad.
Pareciera que este espíritu de amar y compartir las buenas nuevas con la humanidad se apodera también de los brewmasters del mundo y se ponen a preparar meticulosamente sus recetas  especiales, como queriendo darle verdadera felicidad al mundo, o por lo menos a los amantes de la buena cerveza.
            Al igual que un niño espera la llegada de la más reciente versión del Wii,  yo espero el arribo de las ediciones navideñas que empiezan a aparecer a veces desde octubre. Hago mi listita y me lanzo a los estantes de las tiendas a buscar estas joyas líquidas. Déjenme decirles que aparentemente no soy el único ni el más veloz, porque por más que me esfuerzo, cuando llego a la tienda encuentro ediciones ya agotadas. Tal es el caso de la Anchor Christmas Ale que cada año la cervecería Anchor de San Francisco produce con una receta y un envase diferente al del año anterior, lo que la convierte un toda una obra digna de coleccionarse. Hay que mantener la frente en alto y el espíritu navideño vivo para no desgreñar al fulano que ves llevándose  el último six que quedaba en la tienda.
            Las cervezas navideñas regularmente empiezan a fabricarse hacia el mes de septiembre, de tal manera que estén frescas y listas para consumirse desde que empiezan a sentirse los primeros fríos.  Estas cervezas son muy diferentes a las que regularmente se fabrican el resto del año. Los maestros cerveceros se preocupan por darle al consumidor cervezas sobresalientes tanto por su olor, su sabor, color y textura. Por supuesto tiene mucho que ver el tipo de comida tradicional de esta época invernal que tiende a ser más pesada, más grasosa y sazonada con especias.  Hay que cuidar que el maridaje entre la cerveza y los platillos sean perfecto de manera que la ocasión resulte igualmente memorable.
            No existe un tipo de cerveza particular que pueda ser considerada navideña. Existen tanto cervezas de fermentación alta (ales) como de fermentación baja (lagers) y cada fabricante le da su toque especial. Incluso el color varía de marca en marca, aunque suele ser ámbar o de plano negro.  Diría que la única característica que comparten todas estas cervezas es un porcentaje de alcohol por volumen superior al normal. No creo que exista una cerveza que se digne ser llamada navideña que contenga menos de un 6.5%, y muy frecuentemente alcanzan el 10% ó más. Igualmente son cervezas que contienen maltas especialmente tostadas, lúpulos y especias seleccionadas cuidadosamente para lograr producir cervezas que verdaderamente calienten (por su alto contenido calórico) a quien la prueba.  Otra característica de estas cervezas es que se disfrutan más cuando se toman moderadamente frías, entre 14 y 16 grados centígrados, para que sus aroma y sabor salgan más fácilmente. Enfriarlas de más les mata su complejidad evitando que el paladar pueda encontrarse con los sabores y olores que tan cuidadosamente fueron creados.
Pero no nada más el contenido de la botella es especial, sino que la botella misma lo es. La forma, el color del vidrio, la etiqueta y hasta el tapón son toda una celebración que vale la pena colocar sobre nuestra mesa junto al pavo recién horneado, el jamón, los romeritos, el bacalao o lo que sea.
Una cerveza no puede ser considerada navideña por el simple echo de que solamente se vende en esta época del año, como es el caso de la cerveza Nochebuena, que año tras año vende Cuauhtémoc Moctezuma, en realidad es una cerveza estilo bock como otras que ya existen todo el año. 
Amigo y amigas: en estas fiestas espero de todo corazón que la pasen de lo mejor. Coman y beban lo suficiente como para disfrutar de las personas con las que decidan estar. Platíquense cosas agradables, quiéranse, abrácense y cuídense. Jorge Luis Borges alguna vez dijo que nuestra primer obligación como seres humanos es ser felices, y eso es totalmente cierto, ya que lo demás llega por añadidura.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.

COMENTARIOS: javier@elsume.com







viernes, 30 de noviembre de 2012

LA LATA CERVECERA


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

      Después del invento de la rueda posiblemente lo más trascendente para la humanidad entera fue inventar en qué envasar la cerveza. Si no se hubiera ideado esa solución, todavía tendríamos que ir a la fabrica de cerveza más cercana con nuestro “pichel” para que nos lo llenaran. No quiero ni imaginarme en esa situación.
            Sin embargo para fortuna de todos nosotros, no faltó algún imaginativo emprendedor que se puso a buscar la forma de hacerle llegar el preciado líquido a todo aquel que lo solicitara. Así surge la botella, burda, rústica, poco higiénica, impráctica, seguramente de cerámica y tapada con un trapo…después con cera, con un pedazo de madera o con un corcho.  Poco a poco las técnicas se mejoran y con la revolución industrial del siglo XIX llegan las máquinas a hacer de las suyas. Se inventa la refrigeración y con ella la posibilidad de guardar la cerveza más tiempo del que antes podían imaginar e incluso transportarla. Era cuestión de tiempo que surgiera uno de los envases más populares del siglo pasado que llevó a la industria cervecera, y a muchas otras industrias,  a alturas insospechadas. Me refiero a el bote o la lata , que este año cumple 77 años de haberse inventado.
            Antes de la invención del bote, la cerveza se vendía en botellas retornables que tenían que ser rellenadas, lo que impedía que se vendieran muy lejos de la fábrica productora ya que el líquido se deterioraba fácil y rápidamente, en aquellos tiempos aun no existían los prácticos Growlers, muy comunes entre los cerveceros artesanales actuales. Sin embargo con el bote las cosas cambiaron radicalmente, ya que fue el primer envase “no-retornable” que se lanzó al mercado.  Esta simple condición de “desechabilidad” revolucionó la industria de la cerveza. La aciaga mañana del 24 de enero de 1935 llegó a los mercados de Estados Unidos la primer cerveza en bote, para finales de ese mismo año se habían vendido 200 millones. Para 1936 la lata se comercializó en Europa y casi de inmediato 23 cervecerías del Reino Unido ofrecieron su producto en este práctico empaque.
            En aquel momento la lata era muy diferente a la que conocemos actualmente. Para empezar tenía “cuello” tratando de emular a una botella. Estaban fabricadas de hojalata, pesaban 100 gramos, contenían .33 litros. y se cerraban con una tapa tipo corona.
            El diseño que actualmente conocemos tardó muchos años en desarrollarse. Todavía muchos de los que están leyendo este artículo recordarán las latas de hojalata soldadas con plomo y que requería de un destapador. Fue hasta 1963 cuando al Sr. Ermal Fraze se le ocurrió inventar la tapa con una argolla integrada que permitía jalarla hasta arrancarla dejando un orificio abierto por el que salía la cerveza. Además las latas ahora son en su mayoría de aluminio, lo que les da un peso de menos de 25 gramos y la argolla no se separa de la lata sino que queda pegada en ella. Existen avances cada vez más asombrosos, como por ejemplo la integración de capas protectoras interiores que aíslan totalmente al líquido del aluminio para proteger el sabor, o cápsulas de CO2 que al momento de abrir el bote lo liberan para darle un sabor como recién salida del barril. Actualmente el bote es responsable del 30% de las ventas cervezas del mundo.
            Quienes tomamos cerveza viviremos eternamente agradecidos a ese joven inmigrante alemán llamado Gottfried Krueger que a los 16 años se avecinó en Newark, New Jersey y fundó, al cumplir los 26, su propia cervecería. El espíritu emprendedor y la inventiva del señor Krueger revolucionaron la industria cervecera como muy pocas personas lo han hecho. Así que lo menos que merece Gottfried es que brindemos con él, donde quiera que se encuentre.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.

COMENTARIOS: javier@elsume.com








jueves, 22 de noviembre de 2012

65% APV


Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

EL PRIMER BARLEY WINE EN AMERICA
Hace apenas unas semanas escribía en este mismo espacio sobre un tema por demás polémico entre los amantes de la buena cerveza, me refiero al tema del APV, o el contenido de Alcohol Por Volumen en la cerveza.
            La cerveza que tradicionalmente hemos consumido durante décadas en estos lares generalmente ronda el 4.5 de APV, eventualmente llega al 5. Durante mi época de preparatoriano cuando queríamos desafiar los límites de nuestra resistencia solíamos comprar unas cahuamas de COLT 45, Malt Liquor fabricado por la entrañable Pabst Brewing Co. y cuyo contenido de 5.61% APV nos hacía ver elefantitos rosas en bicicleta.  Las cosas han cambiado desde entonces y ahora el panorama es muy diferente.
La cerveza la concebimos como una bebida ligera, refrescante y fácil de tomar que nos permite disfrutarla por largos períodos de tiempo - durante una reunión, por ejemplo -  sin complicaciones mayores a la de tener que ir al baño cada media hora.  Sin embargo esto empezó a cambiar sin que nos diéramos cuenta. Allá por 1975 la Anchor Brewing Co. de San Francisco, California introdujo a Estados Unidos (y me atrevería a decir que todo el continente americano) la primer cerveza estilo Barley Wine, una bebida altamente lupulizada con un APV que va del 8% al 10%. Esto representó todo un suceso que tardó años en “prender” pero que a través del tiempo le ha ganado a la Anchor un lugar privilegiado en la historia cervecera de ese país.
            A partir de que el presidente Jimmy Carter despenalizó la fabricación casera de cerveza empezaron a suceder cosas que no habíamos visto antes. Un ejército invisible de cerveceros en ciernes iniciaron una extraordinaria exploración de nuevas posibilidades, muchas de las cuales confrontaban los límites establecidos por las antiguas recetas europeas de siglos de existencia. San Francisco, ciudad caracterizada por ser la cuna de movimientos alternos en varias disciplinas, se convierte entonces en la “Beer City” por excelencia de Estados Unidos. Surgen propuestas nuevas por todas partes y surge también un nuevo tipo de consumidor que, aburrido de la misma cerveza de siempre, busca opciones nuevas, diferentes, extremas.
START THE FUTURE: EN HOLANDA
            Un poco más al sur, en la ciudad de San Diego las cosas también empezaron a cambiar. Además de popularizarse la fabricación casera de cerveza, sobre todo entre los estudiantes de universidad, se establece en 1989 la primera cervecería artesanal de la ciudad: la Karl Strauss, originalmente conocida como Columbia Brewing Company. Poco a poco le siguieron otras compañías que empezaron a aprovechar la voraz demanda de cerveza nueva, al grado de que actualmente existen casi 40 fabricantes de primer nivel. No resulta difícil encontrarnos con cervezas que superan el 10% de APV y fácilmente superan el 14%.
            La costa oeste contraataca en 1999 con la cerveza MILLENIUM que Samuel Adams sacó al mercado, con un contenido de alcohol de 21% APV, y solamente 3 años después, en el 2002 arremete de nuevo con su obra maestra UTOPIAS que en su versión más reciente contiene 27% APV.
            Cuando todo parecía que ahí quedaría la cosa de las cervezas extra alcoholizadas, uno de los grupos cerveceros escoceses más eclécticos y controversiales del mundo, llamado Brew Dog of Fraserburgh, se aventó la puntada de fabricar una cerveza con 32% APV. El nombre de esta cerveza: TACTICAL NUCLEAR PENGUIN. Con tal contenido de alcohol esta cerveza se aproxima al Whisky e incluso al Tequila. Recientemente incrementaron a 35% el alcohol contenido, por si alguien había quedado sentido.
            En 2009, en el mes de noviembre, de nuevo cambian las cosas. Ahora la cerveza más fuerte del mundo la fabricaban los alemanes: la SHORSCBOCK 40 (acertaron…40% APV). La cerveza seguía a reclamar un espacio entre los “hardcore drinkers”.
            En el 2010 las cosas en el mundo de la cerveza parecía haber visto lo que tenían que ver….cuando de repente, sin aviso alguno y con una total desfachatez, los Hyper Punks de la Brew Dog atacaron de nuevo, esta vez con la cerveza  SINK THE BISMARCK ostentando 41% APV. Martin Dickie y James Watt, responsables de este atrevimiento, se vengaron así de los alemanes. No satisfechos y regodeándose en su triunfo, fabrica poco tiempo después la cerveza END OF HISTORY con 55% de APV.
ARMAGEDON: 65% APV
            Sin verla venir, los galeses recibieron un golpe proveniente de los Países Bajos, cuando en una pequeña granja de Holanda la cervecería T’ Koelschip presentó al mundo su START THE FUTURE con 60% de APV.
Me gustaría decirles que ahí pararon las cosas… pero no es así. Recientemente, apenas el pasado 3 de noviembre de 2012 la Brewmeister, una cervecería artesanal escocesa presentó su más reciente obra conteniendo 65%APV: ARMAGEDDON.
            Quién sabe dónde vayamos parar con esto. Los consumidores son quienes han estado impulsando esta etílica carrera y serán los mismos consumidores los que dirán la última palabra.  Lo importante es que la evidente y  permanente ansia de innovación de los fabricantes de todo el mundo nos demuestran que el mundo de la cerveza esta vivo y vigoroso. Mientras eso siga sucediendo seremos nosotros, los bebedores de cerveza, los principales beneficiados.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.

COMENTARIOS:javier@elsume.com







viernes, 16 de noviembre de 2012

UNA CERVECITA PA'L FRIO

-->
Por: Javier “Sunshine II” Sánchez

Llega el frío y se antoja un chocolatito caliente, un champurrado….adiós aguas frescas y raspados. Ahora hay que sentarse arropaditos a tomarse un brandy o un tequilita…algo que nos dé calor y nos haga sentir rico ¿no es cierto?
Con el invierno llegan también las cervezas de temporada. En México tenemos una idea de lo que eso representa porque entre octubre y noviembre de cada año la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma lanza al mercado su Cerveza especial Noche Buena, una cerveza lager estilo Bock  de sabor relativamente fuerte y con un poquito más de alcohol de lo normal, muy adecuada para esta época. Seguramente están por llegar las ediciones especiales del Grupo Modelo que seguramente que no cantarán mal los villancicos.
Esto de fabricar cervezas por temporadas es toda una tradición en muchas partes del mundo, y no podemos más que regocijarnos de que así sea, ya que estas ediciones especiales suelen ser excepcionales. Una de las primeras  cervezas de temporada fueron las tipo Bock, como la Noche Buena, que se elaboraban originalmente a finales del otoño con las primeras maltas y lúpulos del año en la región de Einbeck, Alemania y que solía sacarse a la venta el primer día de primavera del siguiente año. Una tradición similar la constituían las cervezas de trigo que originalmente solo se vendían en los meses de verano en Europa. Ambos estilos, Bock y Weizenbier, ahora pueden conseguirse todo el año.
Sin embargo la tradición sigue vigente para muchas cervecerías a lo largo y ancho de este mundo. Es importante hacer notar que la gran mayoría de estas cervezas de invierno – no es el caso de la Noche Buena - comparten algunas características importantes que es importante conocer, si no queremos botarnos del paisaje. Con la que debemos tener más cuidado es con el porcentaje de alcohol por volumen que contienen, ya que suele ser superior al 4.5% +- de una lager normal. No resulta extraño que anden por el 9%.
Otra característica es su color, que es frecuentemente más obscuro, y su olor, que es definitivamente más intenso. Las cervezas de esta temporada invernal “saben” más, “huelen”, “pesan” más y “marean” más, asi que tómenselas con cuidado.
Frecuentemente me piden que además de hablar de la cerveza les dé algunas recomendaciones de las marcas más potables desde mi punto de vista, así que con la ayuda de mi amigos el Cheve Meister Mariano y Miguel Fimbres les paso a continuación una lista. Definitivamente les recomiendo que traten de tener alguna de estas en sus reuniones invernales, Thanksgiving o para la cena navideña, créanme que se llevan perfectamente con el pavo, con el jamón al horno, con el bacalao, los romeritos, el pozole o cualquiera de las comidas tradicionales mexicanas propias de la ocasión. Todas, sin excepción, valen la pena. Si las compran, disfrútenlas mucho, porque no las conseguirán de nuevo hasta el próximo año. ¡Salud!
-      Anchor Christmas Ale
-      New Belgium 2 Below Winter Ale
-      Sierra nevada Celebration Ale
-      Samuel Adams Winter Lager
-      Alaskan Winter Ale
-      Pyramid Snow Cap Winter Warmer Ale
-      Anderson Winter Solstice Ale
-      Widmer Brrr Seasonal Ale
-      Anheuser Busch Winter Bourbon Cask Ale
-      Redhook Winterhook Ale
-      Fuller´s Vintage Ale
-      Sam Smith´s Winter Welcome Ale
-      Goose Island Bourbon Stout
-  Two Tortugas  de Karl Strauss
-  Gift of the Magi  de The Lost Abbey
-  Yule Smith Holiday Ale  de AleSmith 
-     Noche Buena, por supuesto
No me puedo ir sin antes recomendarles de nuevo que
exploren en amplísimo mundo de la cerveza, ese que apenas empieza en la tienda de la esquina y que les depara grandes y muy agradables sorpresas.  Disfruten con responsabilidad de las próximas posadas que se acercan y cuídense, que la vida no retoña, como decía mi abuelita.
¿Tu qué cerveza nueva probaste esta semana?  Explora, diviértete, piérdete en la diversidad. Busca más allá de la tienda de la esquina.

Comentarios: javier@elsume.com